Los 17 ODS

Últimamente escuchamos casi todos los días la palabra ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible). Los ODS (Jizokukanōnakaihatsu mokuhyō 持続可能な開発目標) son 17 objetivos adoptados en la Cumbre de las Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2015 y establecidos por 193 estados miembros de la ONU para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos.

Los 17 ODS son:

  1. Fin de la pobreza.
  2. Hambre cero.
  3. Salud y Bienestar.
  4. Educación de calidad.
  5. Igualdad de género.
  6. Agua limpia y Saneamiento.
  7. Energía Asequible y no Contaminable.
  8. Trabajo Decente y Crecimiento Económico.
  9. Industria, Innovación e Infraestructura.

10: Reducción de las desigualdades

  1. Ciudades y Comunidades Sostenibles.
  2. Producción y Consumo Responsables.
  3. Acción por el Clima.
  4. Vida Submarina.
  5. Vida de Ecosistemas Terrestres.
  6. Paz, Justicia e Instituciones Sólidas.
  7. Alianzas para lograr los Objetivos.

 

Cada objetivo tiene metas específicas que deberán alcanzarse en los próximos 15 años a partir de su creación, es decir en el año 2030. En varias partes de Japón se realizan eventos relacionados con este tema.

A continuación, me centraré en el décimo objetivo que me parece muy interesante ya que tiene como finalidad reducir las desigualdades, concretamente, reducir tanto la desigualdad entre países como la desigualdad dentro de un mismo país.

Actualmente, existen varias desigualdades en el mundo. Hay países desarrollados y otros en vías de desarrollo, y en los mismos países o regiones viven ricos y pobres, hombres y mujeres, personas con y sin discapacidades, de distintas razas, etnias y religiones. La reducción de la desigualdad provocada por estas diferencias se requiere para construir un mundo mejor para todos. Además, esto ayudaría a eliminar la pobreza, el hambre y los conflictos.

Entre los problemas de desigualdad se encuentra el de la aceptación de los inmigrantes. Este problema consiste en la existencia de nativos de un lugar que piensan que los inmigrantes les están robando sus trabajos porque a menudo estos deben trabajan por salarios menores y condiciones desventajosas. De esta manera y sin darse cuenta, entre las personas que vivían originalmente y los inmigrantes, se crea un conflicto sensacional y emocional que dan origen a diversos problemas. Lo peor es que a menudo, sus hijos y nietos que conforman la segunda y tercera generación, también sufren la discriminación y el trato desigual.

Sin embargo, actualmente varios países están ante problemas como la escasez de trabajadores debido a la disminución de la tasa de natalidad y el envejecimiento de la población y necesitan recursos humanos, por lo que se requiere la creación de un mundo en el que varias personas puedan trabajar y convivir juntas.

Japón tampoco es una excepción y espera aceptar más inmigrantes debido a necesidad de mano de obra. Como ejemplo podemos citar el hecho de que desde hace algunos años muchas ciudades en Japón aceptan personal extranjero para el cuidado de personas de la tercera edad.

Este objetivo nos hace reflexionar de que se requieren esfuerzos para salvaguardar los derechos de los inmigrantes. Actualmente, a nivel mundial, en muchos países los inmigrantes no pueden recibir el bienestar social o el acceso a los servicios médicos en igualdad de condiciones que los nativos, este concepto promueve que se debe acabar con esta situación para forjar un futuro mejor para todos.

También se están haciendo esfuerzos de asegurarse de que para el 2030 a los trabajadores migrantes se les rebaje a menos del 3% el impuesto que deben pagar para enviar dinero a sus países.

Lo cierto es que, para alcanzar estas 17 metas, todo el mundo tiene que hacer su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y personas como usted y como yo.

You cannot copy content of this page