Extranjeros en Japón ¿Por qué algunos no pueden adaptarse?

¿Por qué algunos extranjeros consiguen adaptarse a Japón y otros no? Muchos que llegan de adultos con miras a establecer una vida aquí, sienten aquella sensación como de haber llegado al cine en media película, y lo peor es que dicha película está en otro idioma. Para comprender a una sociedad, se debe conocer su historia y para conocer el presente, es necesario saber el pasado. La raíz de una nación, está creada por su cultura, su tradición y religión, lo que genera el fruto de lo que llamamos sociedad. En lo personal y bajo un punto de vista neutral, pienso que dentro del mismo Japón se pueden percibir «Tres tipos de Japón” conviviendo bajo un mismo techo, esto es: el Japón donde residen los japoneses de nacimiento, el Japón de los extranjeros turistas y por último, el Japón donde residen los extranjeros, que es donde centraremos el tema. Este último grupo puede estar afectado por varias divisiones ya que hay quienes se adaptan al estilo de vida en Japón y quienes no consiguen adaptarse, todo dependerá de muchos factores pero sobre todo, del nivel cultural de forma personal y algo de paciencia.

El idioma

El idioma japonés es el principal muro que se debe escalar y aunque no muchos extranjeros lleguen a dominarlo a un 100% (tanto hablado como escrito), para la vida cotidiana de forma moderada será necesario comprender lo básico. Ahora bien, para quienes aspiran un buen puesto laboral o una buena posición social empezando de cero, definitivamente será indispensable el dominio del idioma en su totalidad.

Historia y cultura

Conocer su historia y cultura es posiblemente una llave maestra que ayuda no solo a la adaptación dentro de la sociedad nipona, sino también a la admiración e interés por los curiosos detalles que se esconden en cada región del territorio. Puede que algunos extranjeros vean tan solo «una roca” a quienes los pobladores del entorno veneran (por mencionar una situación como ejemplo), pero tras conocer su historia, su leyenda o aquellos detalles que van más allá de nuestro entendimiento, es cuando nace el interés por conocer más a fondo ese «algo” que enamora a los turistas y causa respeto a los lugareños.

La religión

La religión es un factor muy influyente en las tradiciones de Japón. Su cultura llena de supersticiones y losofía, dejan una incógnita a ojos de los occidentales donde surgen mil preguntas, y aunque hoy en día el internet se ha convertido en una gran fuente de información, también es fuente de desinformación ya que las «leyendas” o parte de la historia, están escritas desde varias perspectivas, es decir a partir de ciudadanos japoneses (en idioma japonés u otro idioma redactado por aficionados o expertos en la materia), por turistas extranjeros de paso y extranjeros residentes de la zona, donde el traslado del idioma japonés al idioma extranjero, crea altas probabilidades de error.

Ámbito social

En el ámbito social, la mayoría de los residentes extranjeros suelen adaptarse a la vida cotidiana creando pequeñas comunidades e intercambian información, esto es beneficioso pero de alguna manera también limita el roce social con el Japón profundo. Por otro lado, este tipo de limitaciones propensa a absorber sólo ideas del entorno y en algunos casos, de forma negativa con desinformación, lo que conlleva a la desadaptación y falta de oportunidades.

Cuando paseas por las calles de Japón, visitas museos, exploras lugares turísticos, admiras sus templos o asistes a algún festival; empiezas a hacerte preguntas que en ocasiones, los mismos japoneses no consiguen responderte de forma acertada, o bien porque conocen el tema sólo de forma tradicional (de boca en boca) o porque no encuentran la manera de transmitirte el concepto en palabras. En Japón, la religión, su filosofía y supersticiones están presentes en todo momento y son parte de su rica cultura. Es algo que también se aplica en la sociedad y que conociendo sus fundamentos, nos será más fácil la adaptación y comprensión de aquello que aprendamos posteriormente.

La religión

El sintoísmo y el budismo son los elementos religiosos que a mi entender, es la semilla para comprender el sistema japonés. El sintoísmo es la religión original de Japón que venera a la naturaleza y los dioses que la poseen en cada elemento. El budismo fue adaptado posteriormente a Japón desde la India pasando por China y Corea, adaptándose perfectamente a aquello de lo que carecía en el sintoísmo, por eso ambas regiones se practican juntas e incluso se podría decir que se complementan. El budismo es un laberinto para quien no conoce sus principios, las ramas son muchas y el budismo que se practica en Japón, también tiene diversas ramas siendo una selección de algunos aspectos, pero que básicamente se puede resumir un budismo esotérico. Es de aquí entonces de donde la superstición en Japón no se considera «una tontería”. También se aprecia la creencia en los espíritus y los niveles de vida vistas de forma seria o dentro de las ceremonias «extrañas” (a ojos de un occidental) pero con un significado místico. Las enseñanzas del budismo para la iluminación personal y sobre todo, la filosofía de Buda aplicada dentro del sistema social de forma directa o indirecta (de forma consciente o inconsciente) están presentes. En resumen, si se conoce la filosofía del budismo en buena parte, será más fácil la comprensión y la adaptación a la vida cotidiana en Japón, y sobre todo, descubrir ese hermoso Japón tradicional oculto bajo el cemento de la modernización y la desinformación.

«Todo lo que te molesta de otros seres, es sólo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo” (Buda). 

Por: Luis Guillermo Shimabukuro

Artículo para el espacio «Japoneando” del programa radial «Salsa Latina”.

You cannot copy content of this page