Ventas por internet o redes sociales: Permisos y habilitaciones

Últimamente, dentro de la comunidad latina de Japón se observa que hay una tendencia en aumento de las ventas por internet y redes sociales. En el marketing japonés se denomina «net shop” o «net tsuhan (tsushin hanbai)”. Pueden hacer a través de una tienda virtual dentro de un mall grande como Rakuten u otra firma especializada en ventas en red o simplemente abriendo una web individual y dando a conocer a través de revistas o webs latinas.

Dentro de nuestra comunidad, los brasileños tienen más «net shop” que generalmente es un complemento de la tienda o negocio que ya tienen y toman pedidos en la red (como si fuera por fax). Algunos, tienen web bilingües y facilitan el pago con tarjeta de crédito y otras modalidades digitales para ampliar sus ventas con los japoneses. Pero, las más domésticas el pago es contra entrega o previamente por «genkin kakitome” (efectivo enviado por correo certificado) o por depósito bancario.

Pero, lo que más inquieta es que algunos de estos emprendimientos particulares no cumplen con los mínimos requisitos de una venta por red, sea por falta de etiquetas que señalen los ingredientes utilizados, fecha de vencimiento, tipo de empaque, información sobre nivel de salubridad, etc. Las falencias que se ven en estas ventas un tanto precarias e informales y muchas de ellas «publicitadas” solo en la red social facebook, es que además no especifican debidamente el precio o aunque lo pongan no es muy claro si es por unidad, porción, volumen, etc. Tampoco, se señala el costo de envío, según volumen o modalidad de empaque (frío, congelado) ni la empresa que se haría cargo de la entrega (Kuroneko, Correo, etc.). La transparencia brilla por su ausencia y cuando uno mira la factura hay un sobreprecio en los costos de envío, no solamente porque lo ponen en cualquier caja, generalmente más grande que provoca un incremento de la tarifa, sino porque no han pensado en que sus productos lleguen debidamente embalados.

En el caso de la carne fresca que es vendida por algunas firmas en el ambiente latino, siempre el precio pagado es un poco mayor a lo colocado en la «canasta de compras” (precio facturado) porque cuando de hecho hacen los cortes se exceden unos gramos (de 100 a 200 gramos). Por lo tanto, entre lo pactado y lo enviado, difiere. Para un cliente no es un monto muy grande, pero si lo hacen con todos los clientes es falta de seriedad. Lo otro, es la manera de envío. Cuando se trata de carne fresca, aunque uno pide que sea en frío (reizo) lo mandan congelado (reito) y eso incide en el volumen y en el precio. Desde luego, hay productos que deben permanecer congelado para su envío, pero el empaque es muy desprolijo y en cajas reusadas de otros productos, muchas veces no muy limpios.

La otra observación que se puede hacer son los empaques de estos alimentos ya cocinados, como por ejemplo, los pollos u otros platos horneados con guarnición de ensaladas o papas fritas. Una cosa es cuando uno compra en un restaurante para llevarlo a su propio domicilio o de alguna familia amiga, generalmente cerca; y otra, es cuando se hace el pedido para ser enviado por servicio de entrega «takkyubin”. Para que se mantenga bien el sabor lo usual es que este tipo de comidas sean envasados al vacío y las papas «fritas” estén congeladas para ser freídas en la casa. Al menos, cuando uno compra en una tienda japonesa un pollo navideño, a pesar de que a veces la publicidad engaña el tamaño del pollo, suelen enviarlo de manera muy cuidadosa con una explicación para que luego en casa sea calentado debidamente y se pueda disfrutar del sabor de esa comida. Estos detalles y empaques más adecuados faltan en los comerciantes latinos. Cuando envían salsas en pequeños frascos no señalan qué son, si son medianamente picantes o fuertes, y qué vencimiento tienen. Y si envían ensaladas de hojas verdes, es prácticamente impresentable. En Japón, a casi nadie se le ocurriría vender una ensalada por «takkyubin” por más que este sistema de entrega a domicilio sea eficiente.

Y los que venden productos frescos, como la carne, en general son casi mayoristas que tienen instalaciones propias para hacer los cortes como gustan los latinos. Suelen vender también productos muy variados de Sudamérica y uno puede conseguir ingredientes, condimentos (aderezos) y latas de conserva y hasta aceites y vinagres de su propio país, claro, a un precio bastante más elevado. Los cortes de bistec, algunos bien anchos, si bien son apetecibles, la calidad de la carne es relativa y si uno compara los precios en un supermercado japonés, no es tanta ya la diferencia hoy en día.

Los que ya están inmersos en el gremio alimenticio o el gastronómico, es de suponer que tienen la licencia del Centro de Salud Municipal «hokensho” y han realizado los debidos trámites y cursillos de preservación de alimentos. Cabe aclarar que los que procesan, cocinan y elaboran productos alimenticios, tienen la obligación de tomar cada curso y una licencia no autoriza la venta por internet de manera automática.

Hoy en día, no son pocas también las amas de casa japonesa, que elaboran galletas «cookies” o mermeladas, para venderlos por internet. Al comienzo suelen ser iniciativas muy «entre casa” pero cuando van expandiendo su mercado y sus ventas, es indispensable regularizar, capacitarse y adecuarse a las normativas vigentes. No es lo mismo cocinar o elaborar para un bazar de la escuela o de la iglesia donde concurren, que vender para mejorar sus ingresos e iniciar una actividad con fines económicos.

Y por ende, en la capacitación no pueden dejar de aprender los cálculos de costos para que los productos que ofrecen reflejen precios más competitivos. Los productos y comidas que ofrecen las tiendas latinas que solo apuntan a su propia comunidad, casi siempre tienen precios elevados y si bien lo compensan en cantidad, distan mucho – en calidad y presentación – para captar el mercado japonés. Muchos dicen que quieren expandirse a los consumidores japoneses, pero siguen desde hace mucho tiempo sin innovar ni incorporar los preceptos de negocio mínimos que requieren para competir dentro de este mercado.

Y los que quieren aventurarse a la venta móvil en carros equipados para eso, también existen diversas regulaciones que son muy estrictas. Y una de ellas, es la prohibición de vender platos con ingredientes crudos, por lo tanto ni el «sushi” ni el «cebiche”,

estarían aptos para este tipo de venta ambulante.

Es cierto que es difícil cumplir con todas las normativas, pero no pueden no saber y si son emprendimientos particulares la confianza hacia la persona del comerciante es de vital importancia para ampliar la clientela.

Se observa una saturación dentro de la comunidad latina en este tipo de ventas y muchos de los comercios han cerrado, incluyendo los restaurantes. Solo han sobrevivido los que han sabido captar una mayor clientela de otros nacionales extranjeros o de japoneses, pues no hay misterio en los negocios. Si no venden, no ganan; y aunque vendan sin hacer los debidos cálculos pueden dar pérdidas sin saberlo hasta que de un día para el otro quiebran.

La recomendación es que se capaciten, saquen los permisos correspondientes y se informen mejor. No pueden seguir vendiendo como ahora de manera tan precaria. Los municipios y las prefecturas tienen cursos a precios accesibles para los emprendimientos, así que pueden informarse en esas ventanillas y desde luego en cámaras de comercio locales o en gremios que aglutinan a firmas de un mismo rubro.

 

Web Prefectura de Tokio, requisito para venta de alimentos y comidas:

http://www.fukushihoken.metro.tokyo.jp/shokuhin/eigyounavi/

Web que vende estos servicios:

http://www.netdeoshigoto.com

Todo tipo de cajas de cartón, pedidos a medida y en pequeños volúmenes:

http://www.yokoi-package.co.jp

Cajas para pan y masas dulces:

http://www.mallche.com

Para la cocina, comidas empaquetadas, obento, desinfectante, etc:

http://www.packstyle.jp

http://www.propack-kappa.com

Todo tipo de etiquetas, impresión a medida:

http://www.tanakatoppan.co.jp/ondemand/food.html

http://www.kakee.jp/html/foodrabel.html

Gunma Industry Support Organization:

http://www.g-inf.or.jp (A modo de ejemplo)

Entidades de Venta Directa o por Catálogo:

http://www.tsuhan-exa.org/relatedgroup/industry.html

 

Por: Lic. Alberto Matsumoto
www.ideamatsu.com
You cannot copy content of this page