¿Es posible que mi esposo(a) me quite la residencia permanente?

En primer lugar, debo aclarar que existen personas que se sienten intimidadas o están soportando maltratos (violencia doméstica) porque su pareja le dice que le quitará la residencia permanente o porque piensan que si se separan su cónyuge lo denunciará ante la oficina de inmigración y le quitarán el visado.

Seré claro y explicaré en términos simples sin tecnicismo ni palabras rebuscadas para que se pueda entender. Muchos solicitan la residencia permanente por cuestiones prácticas, para evitar estar solicitando el visado cada 3 años, otros porque se lo piden para la compra de una casa ya que es requisito para solicitar un crédito bancario; existen también quienes la solicitan pensando que es como obtener la nacionalidad japonesa, algo muy lejos de la realidad.

Usted al recibir el visado de residencia permanente por su cónyuge se encuentra con el mismo estatus (VISA) que su pareja, lo cual quiere decir que ambos han calificado para la oficina de inmigración como personas honorables y dignas de confianza, lo cual a su vez equivale a ser consideradas personas ejemplares entre los extranjeros residentes en Japón, calificación que como sabemos podría ser muy discutible en algunos casos, pero ese es otro tema.

Lo cierto es que ningún extranjero puede quitarle la visa de residencia permanente a otro por el simple hecho de haberse divorciado, aclaro que hago referencia solo de casos de personas que cuentan con el visado de residencia permanente y están casados o se han divorciado después de obtener dicho visado. Existen casos especiales a considerar, principalmente cuando intentan realizar falsas declaraciones.

Si cuentan con el visado permanente, no tengan ningún tipo de preocupación con respecto a las amenazas que puedan recibir de su pareja, manejen la situación pensando en que existen otras preocupaciones más importantes a las que deberán dedicarle más tiempo. La residencia permanente solo puede ser «retirada” a causa de falsas declaraciones al momento de haberla recibido o por delitos cometidos (incumplimiento de las leyes), recuerden que la Oficina de Inmigración y el Ministerio de Justicia, son los únicos entes que pueden decidir si le «quitan” o no la visa de residencia.

Siempre lo digo, si su caso es verdadero y sincero, no debe tener temor.

Por: Lic. Marcos Nakashima
Daikei consulting www.daikeicorporation.co.jp
consultoria@daikeicorporation.co.jp
Tel.: 03-6868-4200

You cannot copy content of this page