Para recibir el año nuevo al estilo japonés

Estamos a puertas de entrar a un año nuevo y ya empiezan los preparativos en muchos de los hogares. Las tradiciones de Japón para estas fiestas son muchas, tanto en la variedad como en los objetos que se utilizan por lo que a veces nos resulta difícil entender el significado de aquellos adornos que decoran las calles entre los meses de diciembre y enero. Por otro lado, no solo en las calles sino también dentro de los hogares japoneses podemos apreciar algunos adornos propios a estas fechas; y si de seguirle la huella a esta tradición se trata, desde el punto de vista occidental, nos resulta muy caótico conocer al detalle el objeto apropiado a usarse y las fechas en las que deben colocarse.

Haciendo una recopilación de las costumbres de fin de año y año nuevo en Japón, en un esfuerzo por mostrar el orden a seguir de las costumbres más populares, aquí muestro un pequeño listado que podría llegar incluso a servir como una guía para cabalgar paso a paso esta curiosa tradición y comprender un poco más su significado.

– Empezamos con la limpieza general de nuestro domicilio llamado «Oosouji » (大掃除), no hay reglas concretas desde que día debe realizarse, pero por lo general se hace en los primeros días de diciembre con el objetivo de ganar tiempo para hacer otros preparativos y empezar a decorar nuestro hogar ya limpio.

– Los adornos para recibir el año nuevo se llaman «shougatsu kazari» (正月飾), entre ellos tenemos: «Kadomatsu» (門松), son adornos que se colocan en ambos lados en la entrada de la vivienda (pueden ser en pareja o uno solo). La palabra » Kadomatsu » literalmente significa «pino en la puerta» y son adornos hechos de pino con tres varas de bambú de distintos tamaños que representan la deidad, la humanidad y la tierra. Este adorno sirve para indicar a los dioses la entrada y darles la bienvenida, entre ellos el principal es «Toshigami» (年神) que vendría a significar «Dios del año». Este dios tiene una variedad de nombres y esto hace confundir un poco a quienes lo desconocen, pero «Toshigami» es el nombre más usado. «Shimenawa»  (注連縄), es una soga fabricada con paja del arroz que según la religión sintoísta, sirve para cercar un lugar sagrado, prohibiendo de esta manera el ingreso de los malos espíritus, una forma de purificar un lugar para recibir a los dioses y se suele colocar en la entrada.

«Shimekazari» ( 注連飾り) y «Wajime» ( 輪じめ) son versiones pequeñas del «shimenawa» y por su curiosa forma, a los occidentales nos hace recordar mucho al adorno navideño de las puertas. Existe una pequeña diferencia, y es que el «wajime» por lo general se coloca en la entrada donde se usa agua y fuego dentro de la casa, es decir: Baño, ofuro, cocina, etc。; esto debido a que son para recibir al dios del agua y al dios del fuego quienes purificaran estas zonas.

– De forma paralela a los decorativos, se acostumbra enviar saludos de año nuevo a las personas de nuestro entorno social por medio de postales a las que se les conoce como «Nenganjyo» (年賀状); estas son entregadas al correo desde mediados de diciembre para que el correo las retenga y las entreguen a sus destinatarios el primer día del nuevo año. Hay un tipo de postales llamadas «Otoshidama tsuki nenganjyo» (お年玉付き年賀状) que llevan un número en la parte inferior, estas postales entran a un sorteo que realiza la oficina correo y son parte de la emoción.

– El día 30 de diciembre sobre el altar sintoísta (Kamidana) se coloca el «Kagamimochi» (鏡餅), que son dos pastelitos de arroz de distintos tamaños llamados «mochi» (餅) que van apilados por orden de tamaño y llevan encima una pequeña naranja llamada «daidai»(橙), lo acompañan algunos accesorios decorativos como el papel en forma de zig-zag rojo y blanco (muy usado en los adornos tradicionales) llamado «gohei»(御幣). El «kagamimochi » servirá para dar de ofrenda al dios «Toshigami». Hoy en día los venden en plástico como adorno simbólico y no es recomendable para quienes desean seguir la tradición original.

– Para los días 30 y 31, las amas de casa se dedican a preparar el «O sechi ryouri» (御節料理) que es guardado en cajas llamadas  «juubako» (重箱). Es costumbre que, durante los primeros días del año, la ama de casa se tome un descanso y para ello prepara comida para tres días, comida apta para ser almacenada. Más allá de ser simple comida, cada bocado es tradicional ya que cada uno lleva un significado supersticioso: para evitar enfermedades o desgracias; traer felicidad, fertilidad, sabiduría, éxito, buena suerte, dinero y longevidad, entre otros. En la actualidad se pueden comprar ya preparados.

Con todos estos adornos y siguiendo la tradición, supongo que ya estaremos preparados para recibir el año nuevo al estilo japonés.

Por: Luis Guillermo Shimabukuro

 

You cannot copy content of this page