Los Siete Dioses de la Fortuna o «Shichifukujin» (七福神)

Mucho del folclore y mitología japonesa tiene sus orígenes en la China e India, una de ellas es la mitología de «Los Siete Dioses de la Fortuna», llamados en japonés «Shichifukujin» (七福神) quienes vienen en una embarcación llamada «Takarabune» (宝船) o Barco del Tesoro.

Según la mitología, estas deidades vendrían a la tierra con la llegada del año nuevo para premiar a aquellas personas que merecen ser reconocidas. Siendo «Otoshidama» (お年玉) o dinero que normalmente reciben los menores del hogar uno de los regalos que traerían estos dioses. Se dice que antiguamente en Japón las creencias religiosas eran muy pronunciadas por lo que en cada hogar había una ferviente creencia de que los dioses llegarían en año nuevo y al ver los adornos y ofrendas que las personas les hacían en sus hogares, le darían a cambio «un regalo», este regalo no sería algo material sino simbólico.

En sus inicios «otoshidama» era el regalo de los dioses de una nueva alma para tener salud durante todo el año, que con el paso del tiempo fue reemplazado por dinero, lo que según dicen se debe a la confusión o mala interpretación del kanji de «dama» o «tama» (玉) que significa «bola» con el otro kanji de «tama» (魂) que sería una abreviación de «tamashi» que significa alma, pues antiguamente se le llamaba «otoshidama» (お年魂) con el kanji de alma.

Es por eso que algunos afortunados adultos también suelen recibir el «otoshidama» por parte de sus jefes de la empresa para la cual trabajan, esto se da desde una persona de rango superior al inferior.

Esta creencia de que los Siete Dioses de la Fortuna llegan trayendo regalos se refleja también en las tarjetas postales (Nenganjyo 年賀状) que tienen en la parte inferior un número que ingresa al sorteo que anualmente realiza la oficina de correos y en el que se pueden ganar diversos premios. Las postales premiadas pueden ser cambiadas por el premio en un lapso aproximado de seis meses, este tipo de tarjeta postales reciben el nombre de «otoshidama tsuki nenganjyo hagaki» (お年玉付き年賀はがき) es decir «postales con «otoshidama».

Con la llegada del mes de enero y un poco de fortuna recibida por parte de las siete deidades de la suerte, «otoshidama» se convierte en algo emocionante, no solo en los niños sino también en adultos.

Por: Luis Guillermo Shimabukuro

You cannot copy content of this page